Editorial: ¡Celebremos la alegría de un nuevo año escolar!

“A la clase, que ya es hora de empezar nuestra labor…” así dice la canción que tras varias generaciones nos sigue anunciando la llegada de un nuevo año escolar.  Canción cargada de emoción, pues,  invita a dar lo mejor de todos: escuela y familia. Un año escolar exitoso no se alcanza de manera fortuita; más bien, se construye día a día, con el esfuerzo, la dedicación y el amor de cada uno de nosotros.

Cada año tenemos la oportunidad de enfrentarnos a nuevos retos manteniendo siempre nuestra mirada en vivenciar y fomentar una educación en la fe, donde los estudiantes logren nuevos aprendizajes, pero sobre todo, puedan ser generadores de una mejor sociedad.  Para esto, el acompañamiento debe ser de todos, docentes y padres que modelan con su ejemplo y cuya entrega incansable dan lo mejor de sí.

Que este nuevo año escolar Dios siga siendo nuestra fuente para depositar en El, todos nuestros anhelos, pidiéndole que nos acompañe y sea nuestro guía para propiciar un crecimiento integral de nuestros estudiantes, que adquieran conocimientos de la misma manera en que practiquen valores cristianos, siendo humildes, solidarios, compasivos y con el deseo de servir a los demás.

Que la alegría sea una cualidad que nos caracterice, no solo al inicio del año, si no que, sea una constante para afrontar de  la mejor manera los desafíos a los que nos enfrentamos. De seguro habrán situaciones que nos removerán, pero que nos harán germinar para ser mejor escuela y mejores familias.

Busquemos durante este año escolar y siempre la alegría, alimentando nuestro espíritu de paz, aleándonos de los bullicios que nos llenan de confusión y desgastan las fuerzas para que la gracia del que “Todo Lo Puede” se muestre en nuestros trabajos y aspiraciones.

Recordemos que la escuela no es un espacio inclusivo para los estudiantes y la comunidad; es el lugar de todos, así que, cuidémosla, amémosla, sintámonos pertenecientes a ella, trabajemos por y para ella, que es trabajar para un mundo mejor.

Feliz Año Escolar 2018-2019

Familia San Judas Tadeo

CALENDARIO DE EXAMEN EXTRAORDINARIO

,

IX Concurso Literario de Relatos cortos “Eugenio Asensio” – Culpable

Participantes en el IX Concurso Literario de Relatos cortos “Eugenio Asensio”, organizado por el Instituto Español “Giner de los Ríos” de Lisboa, Portugal, en mayo de 2018.

Culpable

Categoría B   –    Circe Andrea Anglada Issa  

Un grito, fue lo que perturbó el sepulcral silencio provocado por la inesperada falla eléctrica que ha dejado a oscuras la pequeña plaza, todos esperan inmóviles, pero atentos a que puedo haber provocado tales sonidos de desesperación. La luz regreso a los pocos minutos, pero algo no estaba bien en aquel lugar, el cuerpo inerte de una mujer, no estaba bien en aquel lugar.

Mas gritos, sollozos y pedidos de auxilio llenaron el ambiente, sinceramente, ya estoy acostumbrada a todo este alboroto, la tensión es palpable, todos buscan un culpable con la mirada. Como miembro de la policía científica del país tengo ciertas ventajas, por ejemplo, el fácil acceso a la escena del crimen. Asi que, me acerco con paso decidido mientras analizo todo el lugar en busca de alguna pista.

-Permiso! Despejen el área por favor, soy policía y me encargare de este asunto- digo en voz alta para que todos me escuchen.

– ¡¿Señorita que hacemos?! ¡Acaban de asesinar a alguien y ni cuenta nos hemos dado! -vocifero un hombre mayor.

– Lo primero que deben hacer es tranquilizarse, todo está bajo control, lamentablemente no pueden irse ya que todos podrían ser sospechosos o una pista. – digo aclarando

Luego de delimitar el área del crimen procedo a llamar a mis compañeros de trabajo para encargarnos de este caso. A la llegada de estos, cada uno se encarga de su labor, y resulta bastante sorprendente cuando luego del reconocimiento del cadáver nos damos cuenta de que se trata de Kris Moretti, narcotraficante buscada en todo el país y acusada por el tráfico de menores. Asi que, no sabemos si llamar al culpable de cierta forma… “¿Justiciero?”

La causa de muerte fue determinada como “corte profundo en la garganta.” Buscamos pistas, desde una huella o cabello hasta una simple marca que nos revele algo sobre el culpable, pero al parecer este sabe hacer muy bien su trabajo y por el momento no encontramos nada que nos guie.

Otra ventaja que tengo de llevar años trabajando en esto, es que conozco todos los detalles a tomar en cuenta sobre una escena como esta, conozco todos los elementos que un asesino no toma en cuenta y que sin saberlo los lleva a ser descubiertos, asi que, sí, yo también se hacer muy bien mi trabajo.

-Sandra, llevamos horas buscando algo que nos de indicios sobre el caso y ninguno de los peritos o yo hemos encontrado nada- dice Logan, uno de mis compañeros.

-Yo tampoco he encontrado algo, es como si fuera un asesino fantasma- digo suspirando.

-Ninguna de las personas parece saber algo o tener relación con el cadáver, pero de todas formas mantendremos el contacto con todos ellos. – me informó.

– ¿Han entrevistado a todos? – pregunto.

– Si, lo hemos hecho- me responde.

-Es increíble que el acto se cometiera prácticamente frente mis narices y no me diera cuenta de nada, ¡todo parecía un simple apagón! – exclamo.

-No se si pensar que la persona fue muy inteligente o muy estúpida, ya que hacer esto en presencia de una agente de policía… esta persona debe estar muy segura de sí misma- dice.

-Es una de las escenas mas limpias y complicadas de todas a las que me he enfrentado, no encontramos nada, es como si nunca se hubiera realizado un asesinato aquí, claro, si no fuera por el cuerpo ensangrentado en el piso- digo cansada.

-Supongo que llegó la hora de trasladar el cuerpo al laboratorio para ver si encontramos algo, además todas estas personas deben ir a sus casas- dice mientras examina el lugar con la mirada.

-Tienes razón, será mejor que lleve este archivo sobre el caso a la oficina, tu encárgate de que el fotógrafo tome las últimas fotos y del traslado del cuerpo- digo mientras recojo las anotaciones.

-Nos veremos mañana Sandra para analizar mejor este caso-dice despidiéndose

Recojo los papeles prácticamente en blanco y los guardo en mi cartera, observo el lugar antes de dirigirme a la salida, ni una sola pista se ha encontrado.

Ya en mi auto no puedo evitar soltar una sonrisa, como dije antes, al trabajar en esto tengo la ventaja de conocer todos los detalles que se toman en cuenta en un asesinato y por lo tanto hago muy bien mi trabajo, si, mi trabajo o más bien “pasatiempo” como asesina a sangre fría. La ultima ventaja que poseo es que, ¿Quién sospecharía en primer lugar de la policía que tan entregadamente intenta resolver el caso? Yo solo soy muy astuta y se manejar muy bien mis cartas, ya que, como dice el refrán, “Si no puedes contra ellos, úneteles.”

 

 

IX Concurso Literario de Relatos cortos “Eugenio Asensio” – El Califé

Participantes en el IX Concurso Literario de Relatos cortos “Eugenio Asensio”, organizado por el Instituto Español “Giner de los Ríos” de Lisboa, Portugal, en mayo de 2018.

El Califé

Categoría A   –  Laura Gabriela Fernández Abreu  

 

Mientras la lámpara humeaba en la oscuridad, Juan escuchaba el ruido más aterrador de la época, ese tu tu tu de los cepillos del Servicio de Inteligencia Militar pasar y parase enfrente de aquella casa.

Todos gritaron más nadie salió a defenderlos. Sabían que pagarían con su vida si se ponían en contra de los calieses del régimen, que muchas veces, con mentiras salían de todos aquellos que les cayeran mal.

Apagó la lámpara y por las rendijas de su casa se prestó a brechar, para ver quién era llevado a la luz de la luna, para mala suerte seria posiblemente conducido a La 40, aquel lugar donde los gritos eran ahogados por la sangre de los torturados por ser contrarios al régimen; el nombre de aquel lugar solo podía ser sinónimo de muerte.

El sonido de los cepillos se esfumó detrás de la estela de polvo que dejaba ver la luna, para dar paso a los lamentos. La esposa del detenido era a partir de este momento vista como viuda y sus hijos como huérfanos; eran a partir de ahora una especie de exiliados de sus vecinos y parientes, que por temor a sufrir la misma suerte los abandonaban y excluían de sus actividades y no los visitaban más.

El terror sin embargo, no era en todos tan grande como para olvidar la familia de su amigo de infancia. Juan sin temor a nada, se vistió y paso donde su vecina. Le llevó un racimo de guineos, una gallina y dinero sin pasar palabras y presuroso; lo de valiente no quitaba la inteligencia y él lo sabía.

Pasaron días y vio en el periódico cómo algunos funcionarios llegaban de su viaje a París. Luego en el parque los escuchaba hablar como si fueran intelectuales de cualquier situación que no merecía gran análisis. Ricos, poderosos y tontos, toda una sátira a ese dolor que llevaba por no saber más de su amigo.

Pasaron los meses y ese dolor acrecentó, convirtiéndose en protesta que sin poder exponer llevaba como marcha fúnebre por dentro. Miro la máquina de coser de su madre con la que había aprendido a coser y comenzó a hacer un traje tipo frac con un gran sombrero de unos retazos de tela que habían sobrado del trabajo de modista que hacia su madre.

Ya listo salió a las calles a pelear a su modo: Haciendo cosas jocosas delante de todos cuando había calieses del SIM y criticando al régimen cuando no había calieses. Todos reían y aplaudían sus ocurrencias.

Tan respetado y aceptado fue, que cuando llegaba al parque todos asentían con la cabeza si no había calieses y no hacían ninguna seña si había. Pero un día no notó la seña y habló:

En la 40 no tiene nombre ningún hombre

Y como el que sin nombre no vale,

lo encuentran en los matorrales.

Todos salieron huyendo del lugar disimuladamente, dándose cuenta Juan de su metida de pata. Tratando de arreglar las cosas, hizo algunos chistes pero no pudo más que pasar su trago amargo por la garganta, asegurar su sombrero y retirarse rogando que el tiznao de la lámpara en su cara y el rojo en los ojos y la boca lo hicieran irreconocible.

Era imposible no sentir terror y no imaginarse la suerte de su madre y su esposa solas en un mundo donde todos exiliaban por temor a quienes habían caído en desgracia.

Esa noche no podía dormir, pero la cena lo había satisfecho tanto, que el calor de la noche lo abobó y terminó durmiendo como niño, para despertar en medio de aquel sonido aterrador.

Escucho a lo lejos el tu tu tu de los Cepillos del SIM que se acercaban, despertó y beso en la frente a su amada y su madre y las hizo esconderse en el patio rápidamente. Apagó la lámpara y esperó.

Oró a San Bartolomé, viendo por las rendijas como los cepillos se paraban en el frente de su casa un momento y después seguían de largo. Magdalena entró a la casa y le dijo que tenía que dejar de hacer eso, que los iban a matar por él estar de terco.

Esa noche Juan quemó su traje junto con su protesta. Y mientras veía las cenizas recorrer el patio solo pensaba en su amigo y la suerte que había corrido en aquel lugar tan cruel. Su conciencia lo volvió a llevar sigilosamente a dejar comida en la puerta trasera de su vecina, como ofrenda a la amistad que siempre tuvo con ellos.

Ya en la cama agradeció no ser llevado a La 40 y entendió el miedo de todos desde su propia piel. Observó a su esposa dormir y se paró de la cama a arropar a su madre, era difícil elegir entre defender a otros y morir.

La valentía comenzaba a verse estúpida desde los zapatos del miedo, le temblaron hasta los huesos y simplemente agradeció a San Bartolomé estar tranquilo. Destapó la tinaja y tomo agua, para luego seguir con su sueño que había pasado de protestante a solo dormir.

Pasado el anochecer, salió a trabajar y cruzando el umbral de la casa que compartía con su madre y su esposa Magdalena encontró una caja misteriosa a sus pies. Aterrado la abrió para descubrir en su interior un traje negro de frac, maquillaje negro y blanco, un sombrero alto y una nota sin firma que decía por fuera después de leer, quemar.

La abrió mirando para todos lados y la leyó con voz entrecortada:

Querido Califé: aquí te dejo un mejor traje para que puedas continuar lo que nosotros por temor no podemos ni pensar. Si no sigues con esto te vendremos a buscar. Tu amigo será devuelto en algunos días. Recuerda después de leer esto quemarlo no tan solo en fuego sino en pensamiento.

 

Fin

 

IX Concurso Literario de Relatos cortos “Eugenio Asensio” – El Juego

Participantes en el IX Concurso Literario de Relatos cortos “Eugenio Asensio”, organizado por el Instituto Español “Giner de los Ríos” de Lisboa, Portugal, en mayo de 2018.

El Juego

Categoría B  –   Isabela María Vargas  

Ambos hombres se sentaron en la mesa y se miraron fijamente. Una vez más, volvían a encontrarse en este juego, este trance en el que se quedaban atrapados por horas e incluso días hasta que hubiera un ganador. El tablero se encontraba ahí, frente a ellos, los dados a un lado y las fichas atascadas en el inicio esperando a que todo comenzara. Habían pasado años desde se jugó por primera vez y desde entonces nunca habían cuestionado el porqué de seguir jugándolo. Era la manera en que las cosas debían suceder.

— ¿En serio tenemos que volver a pasar por esto? ¿Acaso no te cansas de perder siempre? Creo que si este último siglo nos ha demostrado algo, es que nunca podrás ganar —  dijo Albert con tono cansado, pero aun así con un aire de superioridad. Más de 100 años después su equipo jamás había perdido una ronda.

—  1844, 1863. Si algo nos han demostrado la historia es que no importa que tan difícil pueda parecer, se puede ganar. Y yo no seré el primero en rendirme, podemos perder una y otra vez, pero no esperes que dejemos de dar pelea. —  respondió Julián, su voz impasible y su rostro inexpresivo, pero en su tono dejaba claros sus sentimientos: pasión y esperanza.

Tras un encogimiento de hombros, Albert se ajustó la corbata y tomó los dados para dar inicio a la partida. Siempre vestía de manera elegante, su saco negro impecable, su corbata de un rojo escarlata resaltaba más que cualquier otra cosa en su vestimenta; su cabello cuidadosamente arreglado, sin un solo pelo fuera de su lugar. Siempre parecía como si pasara horas asegurándose que su apariencia luciera lo más cercano a la perfección, su ego no le permitiría menos que eso. Cuando se conocieron por primera vez (la primera vez que les tocó jugar), él se había esforzado en destacar por su carisma y una actitud afable, una por la que Julián habría caído si no fuese por sus ojos, de un azul profundo pero con una frialdad calculadora que jamás le permitiría caer en sus mentiras y promesas de algo más. A Julián aun le impresionaba el encontrarse presentable y arreglado él mismo en esta ocasión, era una imagen prometedora pues junto a su contrincante el sólo lucía una camisa celeste, unos pantalones de vestir, zapatos de punta y un reloj (para lucir más sofisticado). Usualmente utilizaba ropa más común (la cual marcaba un gran contraste entre ambos hombres, dejando a simple vista quien era quien en la escala social), pero quería sentirse preparado pues se sentía con las de ganar.

Continuaron moviendo los dados y las fichas avanzaron con velocidad. Al comenzar, Albert estaba tan confiado que no se molestaba en intentarlo, pero eso fue antes de que viera la estrategia de Julián, su plan de juego le estaba poniendo más nervioso de lo que quería demostrar. No obstante, lo que realmente debería asustarle a Albert es la pasión, la energía, el esfuerzo y la esperanza detrás de cada movimiento hecho por su oponente. Ese tipo de fe en lograr un objetivo solo había sido visto en un hombre muchos años atrás, y aquel venció en el juego aunque fuera una victoria corta.

Julián comenzó a emocionarse, estaba tan cerca. Cuando hacía una jugada ya estaba pensando en la siguiente, movía los dados como una extensión de su cuerpo y por primera vez sintió que el juego estaba a su favor.  Albert le fulmino con la mirada, pues su última decisión había provocado que uno de sus aliados terminara en la cárcel. Miró el tablero y se percató de cuantas propiedades había perdido, y cuanto terreno había ganado Julián. “Es sólo un juego” se quería decir a sí mismo pero sabía que no era así. Por alguna razón, alguna ley más allá de ellos y de su propia comprensión lo que sucedía en aquella mesa se hacía realidad. Cada paso en falso tendría consecuencias catastróficas para su equipo. No perdió el tiempo, manipuló cada jugada como le habían enseñado hacerlo durante años, utilizó cada artimaña que conocía e incluso algunas que acababa de inventar pero nada parecía funcionar. Julián era una máquina y estaba en una racha ganadora. Ya le había despojado de cinco aliados (todos presos), y consiguió firmar un acuerdo para mejorar la tasa de educación y abrir unos fondos para los hospitales públicos, ya estaba por tratar con el tema de la inmigración cuando sucedió.

No supo en que momento había pasado pero Albert tenía un teléfono en la mano y la billetera en la otra. No. No. NO. Estaba haciendo trampa, no podía ser cierto. Los jueces no lo permitirían. Entraron dos hombres en la habitación y se acercaron a la mesa de jurados que había en un lado. Julián observó como todas sus esperanzas eran machacadas con los billetes que iban sacando y le entraron ganas de gritar y romper todo.

— ¡NO! ­— gritó al tiempo que los jueces se levantaban y dejaban la habitación, Julián sujeto el tablero con ambas manos y lo arrojo contra un pared sin pensar en nada más. Su respiración era pesada y entrecortada, una niebla de ira le ofuscaba cualquier pensamiento racional en estos momentos.

— Te lo dije pero no quisiste escuchar — la risa burlona estaba presente en su voz — ¿Es que no lo entiendes? No importa lo que hagas nunca vas a vencer. Tienes una debilidad y es tu conciencia, tu moral. Eres incapaz de hacer lo que sea necesario para ganar y eso te limita de maneras inimaginables. Siempre encontramos una manera, chantaje, manipulación, negocios, ¿Sabes cuántos de tu equipo antes eran hombres limpios y terminaron uniéndose a nosotros? Este es nuestro juego y si quieres hacerte una ilusión de que puedes ganar, allá tú, pero que sepas que son los sueños irrealistas de un niño.

— Bien — dijo Julián con voz suave, ya su respiración había vuelto a la normalidad — Este es tu juego, acepto la derrota. ¿Pero sabes qué? No me voy a rendir, no son sueños de un niño, son la esperanza de mi pueblo y si yo me rindo ¿Qué nos queda? — Sus ojos tomaron un brillo distinto cuando volvió a dirigirse a Albert — Si no puedo con este juego, te traeré otro, y otro, un nuevo tablero, otros dados, distintas fichas e incluso un nuevo jugador. ¿Y si eso no funciona? Volveré a cambiar el juego, una y otra vez. Tengo muchos años jugando bajo tus reglas y ya me cansé. Es hora de que veas de que estamos hechos. ¿“Si no puedes con ellos, úneteles”? Esas son las palabras de quienes no tenían suficiente voluntad en sí mismos para luchar por sus ideales, yo digo que si no puedo vencerte en tu juego, es hora de jugar uno nuevo.

Julián sintió como una calma y repentina seguridad lo envolvía e invadía cada uno de sus sentidos. Albert tenía razón en una cosa, y es que por años se dejó limitar, no pensó más allá de las reglas que le habían dado y no dudo en seguirlas, pues ya no volvería a cometer ese error. Luego de la repentina claridad de sus pensamientos, se acomodó la camisa, posiciono su reloj y le dirigió una despedida cordial a su oponente, antes de salir de la habitación y no volver a mirar atrás.

A pesar de haber triunfado una vez más, Albert sintió como si acabara de perder cada partida por el resto de su vida. Y no estaba equivocado.

IX Concurso Literario de Relatos cortos “Eugenio Asensio” – El lápiz sin goma

Participantes en el IX Concurso Literario de Relatos cortos “Eugenio Asensio”, organizado por el Instituto Español “Giner de los Ríos” de Lisboa, Portugal, en mayo de 2018.

El lápiz sin goma

Categoría B    –    Lorena Ainara San Bruno    

 

“Para:

Hernández Santana, Valeria

Escribo esto mientras me tiemblan las manos por el frío. Miro las paredes y pienso en qué escribir; no tanto en qué, sino en cómo, por dónde comenzar… son muchas cosas, ya que estoy empezando en el final. Mi final.

De seguro pasarán unos años antes de que leas esta carta, pues es una carta diferente a las otras; escrita con un lápiz de poco más de 4 centímetros, sin goma para borrar, aunque no la necesito, pues casi no cometo errores. Un lápiz que ha estado junto a mí durante 17 años, y que espero que dure sólo 3 años más junto a mí.

Digamos que es importante para mí este lápiz, pues no hay otro igual y no se me permite tener más. Mi relación con este lápiz es todo lo opuesto a la relación que tengo con la persona que más amo en el mundo, pues nunca he estado cerca de dicha persona.

Sé todo de ti, no me conoces pero eso no quita mi preocupación y amor hacia ti.

Hoy cumples 17, y estás muy emocionada por ello y no te culpo, es normal, ya eres adolescente, y en camino a ser una mujer independiente. Tal vez empecé un poco tarde, duré mucho en decirte las cosas que hace tiempo ya debías saber y que apuesto a que no te han dicho.

La vida no es fácil, dímelo a mí, que sé más que nadie de eso. Debes estar preparada y aquí te daré varios consejos que he aprendido y comprobado durante mi estadía en este “hotel” 0 estrellas:

 

  • Los malos días son necesarios, pues así se aprende a valorar los buenos, recuerda, no es una mala vida, solo un mal día.
  • Perdona, pero no olvides. Tristemente este consejo no aplica para mí, pues lo que me han hecho es tan grande que hasta el diablo siente pena por mí.
  • Los buenos amigos son los que hablan mal de ti en tu cara, y bien a tus espaldas.
  • Si desesperas, no mires el reloj. Este ha sido fácil para mí ya que no tengo relojes.
  • Disfruta cada momento.

Y quiero que sepas que si algún día nos encontramos, te reconoceré, sonreiré, y te dejaré ir, sin decir nada, pues no puedo llegar a tu vida como si nada, así como así, y pretender que me ames.

Y quiero que sepas que si no te llegan más cartas como esta, es porque se me gastó el lápiz que usé para escribirte esta carta.

Te amo.

Atentamente: anónimo ”

********

⁃ ¿Cómo que anónimo?

⁃ Eso dice mamá.- Dije con tono de preocupación.

⁃ Debes botarla.- Dijo insegura, asustada.

⁃ No mamá, es bonita; me gusta, además… ¿Qué tal que algún día conozca a esta persona? Debo de recordar todo lo que me dijo para reconocerla…

⁃ Es que no entiendo.. ¿Quién puede ser? ¿Porque sabe tu fecha de cumpleaños? ¿Qué lápiz? ¿Qué hotel? Esto fue hace 3 años Valeria.

⁃ Bueno, yo la voy a guardar, no pierdo nada.

⁃ No me parece buena idea. – insistió nerviosa.

⁃ ¡Ay, ya! ¿Qué va a pasar? -dije aburrida mientras me paraba de la mesa dirigiéndome a la cama. Ya que había empezado un nuevo trabajo como secretaria de un gran abogado, no hacía gran cosa, sólo atendía a sus clientes, les pasaba los documentos básicos para que firmaran y veía sus casos antes de pasárselos a él, no sé para qué quería que los viese pero bueno, yo lo hacía sin problema, así me entretenía.

(3 meses después)

⁃ ¿Pablo José Hernández? – dije, mirando perdidamente entre las personas en la sala de espera.

⁃ Soy yo.

⁃ Pase para que firme unos papeles y hable con el abogado, ¿sí?

⁃ Con mucho gusto, señorita.

Me senté y abrí una carpeta con los documentos que tenía que firmar el cliente, nada nuevo para mí.

⁃ Tome asiento- le dije amablemente-.

⁃ Gracias – me dice con una sonrisa.

⁃ Y dígame, ¿porque está usted aquí? – le dije mientras le pasaba los papeles.

⁃ Bueno, es una larga y triste historia señorita, no creo que ust.. -no, ¡cuénteme! – le dije con una sonrisa, -tengo mucho tiempo para oír, la verdad es que desespera estar en esta oficina – dije mirando el reloj.

⁃ No mire el reloj si está desesperada.- dijo.

Lo miré rápidamente, pues me vino un viejo recuerdo que no lograba aclarar en mi cabeza.

⁃ Amm… Jaja… Sí, eso me han dicho- dije con una sonrisa mirando hacia abajo. – Bueno, ¿me va a contar? – dije amablemente.

⁃ Si, claro. – me dijo mirando sus dedos. -Hace 21 años, tuve una novia, la amaba infinitamente y nuestro amor, bueno… – dijo con un tono triste- mi amor hacia ella… dio resultado a una hermosa niña, a la que nunca conocí, pues ella me acusó de un delito que no cometí para quedarse con mi dinero y tan grave fue, que duré 20 años en la cárcel y vine a demandarla.

⁃ Wao, señor.. -paré un momento para ver su apellido- señor Hernandez, ¿cierto?

⁃ Sí, señorita- asintió con la cabeza.

⁃ Y… ¿Tiene pruebas de que usted no cometió tal crimen?

⁃ Sí. señorita.

⁃ Bueno, eso es importante. Me imagino qué sufrimiento, tener que pagar por un crimen que no cometió…

⁃ Así es, pero para eso estamos aquí, señorita.. -paró de hablar y miró el carnet con mi nombre y apellido que cuelga en mi pecho – señorita Va-Valeria -para nuevamente y me mira a los ojos- Valeria Hernández- dijo sonriéndome enormemente con los ojos aguados.

⁃ Si, sí… Eh, perdón, ¿le pasa algo señor?

⁃ No, jaja, no, no, es solo que… pues que usted tiene un hermoso nombre señorita- dijo tartamudeando mientras examinaba mi cara con una sonrisa.

⁃ Bueno, gracias – dije un poco incómoda pero sonriendo. – Bueno, llene esto y firme acá.

⁃ Claro, – dijo mientras sacaba un lápiz que no tenía goma.

⁃ Señor… ¿Desea una goma? Su lápiz no tiene..

⁃ No, señorita, muchas gracias pero es que yo casi nunca cometo errores -dijo mirándome atento.

Fue en ese momento cuando recordé la carta anónima que me habían mandado hace unos tres años.

Mis ojos se aguaron, até los cabos de la conversación previa entre este señor y yo.

Yo nunca conocí a mi papá, y él nunca conoció a su hija.

⁃ Listo – dijo pasándome los papeles.

⁃ Bien y dígame algo… – dije sonriendo- veo que consiguió un lápiz nuevo. Ya no tiene 4 centímetros- dije esperando una respuesta.

Me miró rápidamente y una lágrima corrió por sus mejillas.

⁃ QUE PASE EL SIGUIENTE- gritó el abogado interrumpiendo.

 

IX Concurso Literario de Relatos cortos “Eugenio Asensio” – Una vida sencilla

Participantes en el IX Concurso Literario de Relatos cortos “Eugenio Asensio”, organizado por el Instituto Español “Giner de los Ríos” de Lisboa, Portugal, en mayo de 2018.

Una vida sencilla

Categoría B   –  Samuel Alejandro García Dubus García   – 

Había una vez un hombre tan simple que la simpleza le parecía una simpleza. No tenía problemas de familia porque todos estaban muertos. No tenía hijos ni esposa porque no le interesaba. No tenía problemas económicos porque conservaba un trabajo estable y digno.

La rutina de Chris era bastante sencilla. A las 6:00 am ya estaba en pie. Hacía ejercicio, desayunaba, se vestía, hacía sus necesidades y alimentaba a su perro, Tommy. Tomaba las llaves de su auto y manejaba la misma ruta todos los días. Trabajaba unas 8 horas, como contable de una super empresa. Volvía a su casa (con la misma ruta), se bañaba y se vestía. Entonces continuaba yendo hacia el parque más cercano en el banquito que le quedaba en la derecha utilizando la ruta más cercana. Duraba unas 4 horas ahí para luego cenar e irse a dormir. Todos los días. La misma rutina.

¿Qué pensaba Chris del mundo y del sistema? “Me parece que se complican mucho” -decía. “No entiendo todos esos menesteres de las guerras mundiales, las violaciones, la corrupción y demás asuntos. No los quiero entender. Considero que todas esas cosas son unas sandeces que distraen el alma y la mente del objetivo principal de la humanidad: ser feliz.” Su discurso no saltaba a mayores conclusiones. Chris pensaba eso. Siempre lo pensó…Y lo cumplía. Teniendo la vida más simple y minimalista que se podía tener en la ciudad Tamarindo, del país Árbol.

Esta ciudad era, para no decir perfecta, muy buena. Las oportunidades de trabajo surgían como chorros de un grifo y la felicidad global era de un 99%. ¿Problemas de guerra? ¿Degenerados mentales? ¿Robo? ¿Homicidios? ¿Machismo? Nada de eso existía en esta humilde ciudad. Con una población de 100,000 personas, la paz coexistía en cada uno de ellos.

Pero la historia del país Árbol no puede ser pasada por alto, ya que no siempre fue pacífica. Guerras y guerras surgían y había un descontento tan grande que el país se dividió en dos ciudades: Tamarindo y Chinola. La frontera entre estos era de tan alta envergadura que ni un mosquito pasaba desapercibido.

Chinola era indiscutiblemente lo inverso a Tamarindo. Así como el jugo de tamarindo da sueño y el de chinola te tumba. Chinola era un lugar lleno de ladrones, violadores y toda la violencia del país se concentraba en ese preciso lugar por razones cósmicas. La separación en dos fue plan del señor Tobias Grumm el cual consistía en reunir todas las personas buenas de Árbol. Para luego iniciar la guerra descrita anteriormente. Que tuvo un prominente éxito. Se podría decir que todo bien requiere de un gran sacrificio.

Coincidentemente el padre de Chris fue la mano derecha de Tobias. Los dos habían diseñado esta utopía con ahínco por muchos años, hasta que lo lograron. Sin embargo, luego de embarazar a la madre de Chris, este fue capturado por los líderes de Chinola y crucificado en frente de toda la ciudad. La madre de Chris murió en el parto. Por lo tanto, Chris vivió como huérfano en el orfanato Bohío de la calle ****. Ya en estos tiempos la guerra había terminado. Chris disfrutó de la parsimonia de la nueva ciudad.

Su infancia fue normal. Simple. Juguetes, parques de diversión, bicicleta. La historia de un niño completamente normal. A Chris le interesaba las matemáticas. Lo otro no tanto. Aun así, sacaba muy buenas notas. Las sacó. Al salir del colegio estudió contabilidad. Duró unos 10 años yendo de trabajo en trabajo, hasta que encontró a Corporaciones Grisses. Una tienda de juguetes que necesitaba de un contable con experiencia. Chris lo era. Solicitó empleo y se lo concedieron. “Ver todos esos juguetes me recuerda a mi simple infancia” –decía. Y ahora vive esta vida tranquila.

Sin embargo, y como tuvo que pasar, la tranquilidad que este consiguió empezó a sufrir ciertas perturbaciones. La que se recuerda en esta historia, pasó un miércoles en la temporada alta de primavera con el sol encima. Estaba Chris en su rutina vespertina: le tocaba ir al parque de todos los días. Pero al llegar pasó algo que hizo fastidiar un poco la eterna serenidad que presentaba Chris. No fue precisamente que pasó algo, sino que faltó en su metódico plan sin falla aparente. El banquito. Chris estaba angustiado. No sabía qué hacer. En su desesperación, regresó por los pasos donde siempre iba y reinició el camino hacia el parque desde su empleo. Pero el banquito no estaba ahí. Nunca le había faltado algo a la rutina de Chris. Nunca en la totalidad de su existencia le había ocurrido semejante situación. Chris decidió gritar. Gritar como nunca había gritado. Las personas del parque iban a hablarle.

  • ¿Qué te pasa, por qué gritas?

Chris simplemente respondía:

  • ¡El banquito! ¡El banquito!

En un principio las personas no entendían que quería decir con el banquito. Hasta que uno de los encargados de cuidar el parque, que precisamente se había llevado el banquito, intervino en el gentío. Les pidió a las personas que lo dejaran solo con el señor.

  • Tranquilícese señor. Beba un poco de agua.

Chris aceptó la botella de agua, y se la echó encima. No aguantaba más.

  • El banquito que usted menciona…Me imagino que se referirá al que estaba justamente aquí-estira el brazo hacia el suelo que está frente a Chris-.
  • ¡Sí, sí! ¡Ese mismo, ese mismo!

Chris parecía haber conseguido algo de serenidad, ya que alguien lograba entender sus apoteósicas dolencias.

  • Soy uno de los encargados de este parque. Me mandaron a mover ese banquito hacia la acera opuesta para cambiar un poco el ambiente. Pero veo que le resultó de mucha molestia este pequeño cambio.

A Chris le impactó la palabra “cambio” en la charla del encargado. “Cambio” era una palabra que lo sacaba de sus casillas. El cambio no estaba en su vocabulario. Había diseñado un plan perfecto, una vida perfecta, una vida feliz, sin preocupaciones, sin “cambios”. Al encargado pronunciar esta temible y grotesca palabra, el pobre Chris no tuvo más remedio que golpearlo. Le dio un derechazo de los que suenan, tan duro que el encargado no hizo más que caerse.

Cuando el comisario estaba haciendo el expediente luego de apresar a Chris, le llamó la atención la vida de este señor. Un hombre a simple vista perfecto, con una supuesta felicidad sin fronteras, perdió los estribos por el simple cambio de un banquito. El comisario rio levemente al pensar en esta situación. Luego concluyó: “La inteligencia consiste en la capacidad de adaptarse a los cambios.” Chris no aguantó tanto cambio en su vida. No hizo más que salir de la cárcel y se tiró de un quinto piso, dejando una carta en el techo que plasmaba lo siguiente: “CAMBIO”.

 

LOS 10 FINALISTAS DEL I CERTAMEN DE POESÍA SAN JUDAS TADEO 2018, CELEBRADO DURANTE LA SEMANA CULTURAL DE ABRIL

Poema ganador. Lucía Espaillat. 5º B

Para cuando tengas un problema

No te dejes vencer por la brusca niebla,

aquella es una pistola sin balas.

Tu mente es más fuerte cuando Paz le puebla

y la solución te grita con ganas.

No llores cuando griten los ignorantes,

tú vales más que esos vacíos pensamientos;

¡No temas, ríe antes!

y el problema se irá con el viento.

No permitas que el mundo te destruya,

no confíes en aquella gravedad,

deja que tu cuerpo huya y fluya:

¡en el más allá puedes volar!

No estás solo amigo mío,

tienes libertad en el mar.

La solución anda contigo

y en ella sí puedes confiar.

No desesperes cuando mal te sientas,

muy posible te sientas hundido

y si solución no encuentras

¡búscala y no te rindas, ella anda contigo!

 

2º premio. Jesús Lizardo. 3º A

El dolor del no poder

 

Hoy justo estaba pensando,

lo que me costó dejar

y más que todo olvidar,

el dolor que iba callando

y con los años cargando.

Ese dolor de saber

lo que se debe hacer,

que se debe reprimir

con tal de sobrevivir.

Ya se debe detener.

Venezuela, Venezuela,

tierra por Dios bendecida,

llena de amor y vida.

Como decía mi abuela,

quiérela hasta que te duela.

Malas manos la gobiernan,

estas en sí solas piensan.

El pueblo se está muriendo

y nada están resolviendo.

Tranquilo, pronto caerán.

 

3er premio. Ana Karen Rojas. 5ºC

Vida de Halfeti

 

En la oscuridad de una frívola vía,
bajo la luz de estrellas de insomnio,
se encuentra una gota que destila sin que algo la rija,
de una sombra más profunda que fija.

El frío temor de ser fuente del desconsuelo,
del amor no correspondido y mentiras en el reflejo.
No logran conciliar el sueño las mariposas del deseo.
En las aguas de sequía en tus ojos transparentes,
no hay razón de no sufrir por las tinieblas imponentes.

Con cada rotación del baile de la diosa Gea,
floreciendo y avejentándose en cada una de esas fiestas,
nos muestra que sus caminos son inseguridad e incoherencia.
Con cada Nuevo Enero que fue pasado año,
y cada Luna con su brillo y salud fue engaño.

Muerte y funeral para nosotros es camino de rosas.
Y esas esperanzas que dictan nuestro destino, celosas,
no han sido sino superpuestas como desafío, de formas curiosas.
En la distancia no se ven más que demonios, caras
de sangre y rosas de Halfeti hermosamente oscuras.

Y esperando ver la rosa de Sarón en Occidente.
Se ve la vida estando ciegos, con los párpados sellados,
y al abrirse en esa infinita e indefinida galaxia hiriente,
se ve en sus pupilas la Luna Creciente e inevitables llamados
hasta que el ser es desgarrado y visita la Luna Nueva de Muerte.

 

Demás finalistas:

Rebeca Gurpegui, 5º C

El arte de escribir

 

Escribir es dejar la mente volar,

dejar que el lápiz plasme las frases incomprendidas

lanzadas en cada latido de nuestros corazones,

es escuchar la melodía inscrita en el entorno que te rodea

y transformarla en palabras.

Codificar la belleza del mundo en versos que laten llenos de vida,

crear a través de la pluma la esencia de los sentimientos,

ver el mundo a través de los ojos del alma

y dibujar en lienzos la complejidad de la realidad humanidad.

Un escritor no es aquel que logra escribir con una buena técnica,

sino aquel que logra comprender el origen de la melancolía y de las emociones

para captarlas en la lírica de sus composiciones.

Escribir va más allá de hacer tangible lo vano y superficial de la vida,

se trata de escarbar en las profundidades de la mente,

adentrarse en la armonía y musicalidad del mundo

para poder interpretar de manera única las distintas aristas del Cosmos.

Inspiración, los versos son unos arrebatos de excitación

sugeridos por las musas dentro de los corazones,

dentro del mar, dentro del viento, de las leyendas,

¡La pureza derramada por la magnificencia del planeta!

Debemos comprender que este arte no se fundamenta en los movimientos del lenguaje,

se fundamenta en las entrañas de la naturaleza

 

Laura Fernández, 3ºB

Hater

Abres los ojos día tras día en la apatía de tu vida,

a criticar a los que de allá arriba le llegan sus bendiciones,

con esfuerzos y sin sabores trabajan sin descansar;

tú te ocupas de criticar y de hacerte el experto en todo

lo que nunca has de lograr porque no te gusta trabajar.

Amigo de nadie eres pues vas por tus intereses,

a carroña de pensamientos y dolor de otros hueles,

no calculas y arremetes dañando todo a tu paso;

siempre con tus críticas en una nube maligna envuelves

al que por sano, enfocado y sin voluntad de pelear tiene.

Más te tengo que informar, ya que estas a tiempo,

que tu profesión de odio y de envidia tiene caducidad,

y te vas a levantar un día sin grandes amigos,

vencido del odio que sembraste y has de cosechar,

y que escribo con pesar lo que parece tu destino.

 

Angélica Troncoso, 6º B

¡Vivimos libremente presos!

¡Vivimos libremente presos!

¿Quién puede decir o hacer lo que quiera sin perjuicios?

Sensiblería de ave presa en una jaula transparente,

Como el mimo que vive en su caja.

¡Oh libertinaje tan lejano

En pleno siglo XXI!

¿Cuándo podremos llegar al climax de la vida

Si en esta vida nadie enseña su verdadera personalidad?

¡Vivimos libremente presos!

Cada persona tiene una luz, la cual debe conocer al sol.

Cada amor tiene que ser vivido

Ninguna pasión debe albergarse solo en tu pecho

Cada sentimiento tiene una razón de ser y si no lo dejan ser puede llegar a matar

Ningún luz debe de ser apagado por lo que es

¡Vive tanto como quieras,

y quieras tanto como vivas!

 

Roberto Guzmán, 6º B

Comienza la primavera

Comienza la primavera

Muere el invierno y el frío,

comienza la primavera.

Ahora mismo quisiera

recuperar ese brío

que como agua en el río

arrastra todo a su paso

llevándose de un zarpazo

esta quietud que entumece

el paso de estos tres meses

que ya en marzo es ocaso.

 

Eder Hernández, 4º B

MUSA

Noches en vela, de insomnio,

bebiendo en soledad por ella,

aquella sirena que consuela al marinero, en busca de su faro.

Melancólico, me miro al espejo.

Solo veo un trozo de carne, egocéntrico, pero frágil.

Voy dándole sorbos, para olvidar la pesadilla,

con nombre de mujer.

Siento el silencio absoluto, y comienzo a recordar:

Rueda el vinilo, el humo se expande,

dos sonrisas llenas y un par de corazones vacíos.

Aquel barco de corcho que un día vagó por el mar de tus lágrimas,

el capitán que llevo el navío a pique, pero que nunca lo abandonó,

Y se hundió con el…

Eras la flor que pensé que sería mía para siempre,

pero tus efímeros pétalos fueron cayéndose uno a uno,

dejándome solamente un tallo de memorias.

Abre las alas y sé libre, hay mejores, me dijiste.

Dos almas locas por el tiempo,

carcomidas por la lujuria.

Tu pecho caliente,

mi verso.

 

Mathew Alberto Sosa, 6º C

Mi ave sureña

Cuando mi ave vive en lo alto cantando

las glorias que su voz bella pregona,

mirando en el cielo, ella se emociona,

pero al ver su encierro sigue llorando.

El ave se mueve siempre soñando

y su traidor, que la encerró, sanciona,

porque ella de buen corazón perdona

pero el daño hecho no va olvidando.

El amo dentro del palacio sueña

de cómo todo venderá por plata,

de cómo la libertad él empeña.

El amo sale y la vaca ordeña

la leche del ave, el ave que mata.

El ave ve su libertad sureña.

 

Chantal Gil, 6º C

Mañana te voy a ver

Mañana te voy a ver

y no sé qué esperar.

¿Será como lo imaginé

o será sólo un encuentro más?

No sé qué me da más miedo,

debo confesar,

el que me quieras y te quiera

pero de ti me deba alejar

o que no me quieras

y con mi pena

haya yo siempre de cargar.

Mañana te voy a ver

Y no sé cómo reaccionaré:

no quiero parecer indiferente

pero tampoco que te extrañé.

no sé qué más me aterra,

A ti te confesaré,

hacerte sentir que no te quise

o que nunca te superé.

No sé qué más me aleja,

un recuerdo frecuente

o un escenario distante

pero mañana te veré.

 

 

The Importance of Speaking a Foreign Language

 BY BERNOLI TEJADA SJT

Source: El Clarín

Learning another language nowadays is almost indispensable in order to get better jobs, get access to more information, be able to travel quietly and avoid communication issues.

A study made by the Minister of Education of Spain together with the British Council, that was published by the newspaper, ´´El País´´ from Madrid, utilized the experience of 120 public, bilingual, Spanish schools to demonstrate that students who acquire a second language in the school obtain better results in their first language learning.

To start off, learning a second language (in some cases a third) it is not a waste of time as thought in the past, rather it is an investment due to the fact that it widens opportunities to get a better job, which would make an impact in the person´s financial status, as well as learning to speak a foreign language enriches people´s social life. It is the key to opening new horizons in your life and getting to know about different cultures.

Let us think for while about today´s world.  Internet is an unquenchable source of information, most of which, is in English. Technology, which is always on the go, constantly possess new challenges in terms of the terminology it holds. The business world and science rely entirely on English.´´

In summary, learning another language, particularly English, helps people understand that the world is not all equal and that there are multiple cultural diversities. Similarly, it bolsters people´s confidence in their social skills with the aim of improving their interaction with the environment, and help them prepare for the future. As commonly said, the future illiterate will be the one, whose abilities with computers are weak and his/her English Skills seem to be dim.

Our kids delight in learning the English language and they have proven to be a good example of discipline and tenacity at what they do.  They´re most of the time immersed in the English learning process and they greatly appreciate the classes given to them. We urge them to keep up the good work and persist being eager and enthusiastic about using the language at all times because great opportunities await for them in a very near future as a result of their English language acquisition.

INTERCAMBIOS CULTURALES Y/O CAMPAMENTOS DE VERANO: UNA EXPERIENCIA ENRIQUECEDORA

Es una realidad que los programas de intercambios culturales y los campamentos de verano constituyen un magno proveedor de crecimiento personal y profesional en los participantes. Mediante esta modalidad, los alumnos pueden cotejar consideraciones formativas y culturales con estudiantes de distintas razas y culturas. Un intercambio cultural es toda una plétora de nuevas vivencias que permea en dos esferas: la estudiantil y cultural. De modo que el vivir en un país por cierto tiempo integra a la persona  al cultura, tornándose en efecto en una experiencia bastante enriquecedora y significativa que amalgama lo académico con las costumbres foráneas de un país desconocido.

Los programas de intercambio son de suma relevancia para el desarrollo de habilidades y la adquisición de nuevos conocimientos. El interactuar en otra cultura nos ayuda considerablemente a insertarnos en los aspectos más preponderantes de las civilizaciones y por consecuente logramos comunicarnos mejor en el idioma de la misma.

El acostumbrarse a la forma de vida del país visitado redunda positivamente en nuestra forma de ver nuestras realidades y nos hace más tolerantes, flexibles, abiertos a los cambios y a las opiniones e ideas diferentes.  Las interacciones con alumnos de diversos estratos socioeconómicos y socioculturales impacta en el desarrollo del carácter independiente y la autonomía a la hora de tomar decisiones, en vista de  que las circunstancias que rodean  al alumno le exigen de sí mismo un alto nivel de responsabilidad al enfrentarse a la permanecía fuera de casa.

Hay que tomar en cuenta también  el desarrollo de competencias y la potencialización de las mismas no solo en el plano profesional, sino también en el espectro humano, en virtud de que el intercambio  nos ayuda a verificar como se abordan ciertos convencionalismos estudiantiles y/o posibles carreras que queremos estudiar en otros lugares del mundo, con otras perspectivas y otras visiones. Los programas de intercambios culturales y/o programas de verano que fomentamos en nuestro colegio están orientados a los alumnos   de 11 y 18 años que tienen el anhelo de conocer nuevas culturas, salir de su zona de confort, hacer un año de la secundaria en el extranjero, fortalecer sus puntos fuertes, mejorar una segunda legua, y que al mismo tiempo, esto les ayude a determinar que desean estudiar luego de terminar la secundaria.

AFS, que es una de las organizaciones de intercambios de más fuste a nivel mundial desde 1914, ha formado parte de nuestra comunidad educativa por varios años. A través de esta organización varios alumnos de distintos países son recibidos en San Judas para cursar un año escolar e interactuar de forma consuetudinaria con nuestros estudiantes. Esta es una experiencia que igual puede ser vivida por nuestros alumnos fuera del país. Además de ello, los mismos pueden participar de los programas de campamentos de verano que igual proveen aportes muy loables en el crecimiento de nuestros muchachos. Igualmente contamos con la confabulación de otras organizaciones de no menos importancia, entre las que están: GESTUR EDUCATIVA Y MIAMI INTERNATIONAL UNIVERSITY OF ART AND DESIGN. Estas organizaciones fungen como mediadoras en los procesos de elección de programas y todas las generalidades que sean interpeladas sobre los intercambios.  He aquí algunas referencias sobre las mencionadas instituciones:

Programa Escolar de AFS. Disponible por 10, 5 o 3 meses, más de 40 destinos disponibles.

Para jóvenes de 15 a 18 años, estudiantes activos de la secundaria.

El programa más conocido de AFS, una oportunidad para adolescentes recién graduados de hacer un período de transición previo a la entrada a la universidad o haciendo la validación académica. Este programa brinda herramientas para explorar oportunidades académicas o definir su futuro universitario.

Los participantes viven con una familia anfitriona que AFS previamente identifica y depura, asisten regularmente a un centro educativo gestionado por AFS. Los estudiantes siguen un programa en donde tienen orientaciones y son contactados mensualmente por un mentor designado por AFS quien le da seguimiento.

Aparte de aprender un nuevo idioma los estudiantes que realizan este programa fortalecen su independencia, desarrollan una nueva perspectiva del mundo y aprenden a valerse por si mismos fuera de su zona de confort.

 

Campamentos de Verano

Disponibles para jóvenes de 11 a 17 años

Estos programas tienen distintos enfoques como  aprender/mejorar tu inglés en Canadá o Estados Unidos o Aprender de escultura y arte en Italia o tener un programa cultural en República Checa, los programas son muy variados y puedes ver todos los programas, fechas y costos en la web.

Programas de inglés en Canadá, Malta o Reino Unido

Para personas a partir de los 17 años, programa flexible donde tú eliges el tiempo que quieres hacer y cuando iniciar, todos los niveles de inglés son aceptados. Todos los costos y requisitos de los programas AFS están disponibles en la web www.afs.do

Exhortamos a nuestros alumnos a participar de estas experiencias, cualquiera que sea su alternativa, ya sea un año o un verano, siempre va a resultar innegablemente fructífera una experiencia en un país extranjero.  Cualquier pregunta u orientación pueden acercarse a nosotros el departamento de lenguas extranjeras y les proporcionaremos las informaciones pertinentes.

 

AFS DOMINICANA

MIAMI INTERNATIONAL

UNIVERSITY OF ART AND DESING

 

GESTUR