¡A la Clase, que ya es hora…!

 

Sra. Teresa Jorge

Ya se acabaron las vacaciones y es tiempo de volver a nuestro amado colegio donde nos espera un año lleno de nuevos aprendizajes, retos y metas por cumplir. La bienvenida a nuestros pequeños (desde Inicial a Segundo de Primaria) estuvo a cargo del profesor Adonay Díaz, quien preparó un repertorio de canciones para bailar, cantar y comenzar este año escolar llenos de energía y alegría. Para nuestros más pequeñitos, de Kínder y Pre-Primario, la profesora Liliana Sarmiento presentó un teatro de títeres con un cuento acerca de la importancia de ser amables y compartir con los demás.

Después del proceso de adaptación que se da en las primeras dos semanas de clases, estamos listos para embarcarnos en nuestros procesos de aprendizaje. En el Nivel Inicial, el aprendizaje viene dado a través del juego y las vivencias. Atendiendo a estas necesidades, en el San Judas Tadeo, nuestras profesoras de Inicial guían a sus alumnos hacia el aprendizaje utilizando el método de Trabajo por Proyectos. Este método busca construir los conocimientos entre todos, partiendo de los intereses de los niños, logrando un aprendizaje más significativo para ellos.

A la hora de comenzar a trabajar con los proyectos, las profesoras guían a sus alumnos en la realización de una lluvia de ideas para determinar sus intereses y sobre qué les gustaría aprender. Cuando ya se tiene un tema elegido, nuestros pequeños también nos sugieren cómo podrían aprender acerca del tema que despertó su interés. A lo largo de aproximadamente 4 semanas, los niños van desarrollando su proyecto y adquiriendo nuevos conocimientos a través de juegos, experimentos, exposiciones y la tecnología. En algunas ocasiones pueden surgir excursiones hacia destinos relacionados con el tema del proyecto, lo que aporta una vivencia enriquecedora para el aprendizaje.

Cuando trabajamos por proyectos, el niño se empodera de su propio aprendizaje, es quien investiga, en equipo con otros compañeros, guiado por la maestra o por sus padres. El niño es quien aporta las ideas y sus descubrimientos, haciéndolo una persona más independiente, además de que aprende a desarrollar habilidades para la resolución de conflictos y la toma de decisiones. Durante este proceso es importante no hablar sobre fracasos; los niños deben aprender que cometer errores no tiene nada de malo, ya que nos ayudan a creer y no dejarnos vencer por los desafíos que se nos presenten en el camino.

Otro aspecto de vital importancia es la colaboración de las familias en este proceso educativo. Todo lo que los niños puedan aprender con la guía de sus maestras se vuelve mucho más significativo cuando las familias se involucran y, en la medida de lo posible, participan activamente junto a sus pequeños en la construcción de sus nuevos conocimientos. “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”