EFECTO INVERNADERO, CALENTAMIENTO GLOBAL Y CAMBIO CLIMATICO

Juan Carlos López, SJT

Estas son expresiones muy frecuentes entre la gente hoy en día, se escuchan en noticieros, en programas de debate y en política, se escribe sobre el tema en periódicos y se trata en la escuela. Pero hay mucha confusión entre la gente común cuando se le pregunta sobre estos temas y hasta tienden a creer que son sinónimos. Claro, es que están muy correlacionados los temas, pero hay evidentes diferencias entre uno y otro. A continuación, se explica cada uno y cómo se relacionan.

La atmósfera es la capa gaseosa que envuelve la tierra teniendo un espesor de unos 500km, de los cuales los primeros 100km constituirían la atmósfera realmente, ya que la parte restante correspondería a una zona de transición con relación al espacio exterior.

Si no existiese esta envoltura, la temperatura promedio del planeta sería aproximadamente -18 °C, lo cual dificultaría en gran medida la existencia de vida. Pero, no es así, gracias a la atmósfera la temperatura promedio del planeta es aproximadamente 15°C.

La atmósfera permite que la luz solar (que es energía radiante que tiene diferente longitud de onda y va desde la radiación infrarroja hasta la radiación ultravioleta) penetre parcialmente hasta la tierra, absorbiendo un 51% de la radiación infrarroja –la menos dañina-, un 58% de la luz visible y un 91% de la radiación ultravioleta, que es la más dañina, por medio de la capa de ozono.

Algunos gases de la atmósfera, como el vapor de agua, el dióxido de carbono, y el metano (estos dos últimos llamados gases de efecto invernadero), contribuyen con la absorción y reemisión de la energía radiante hacia la superficie terrestre ocasionando una temperatura estable dentro del planeta. A esto se le conoce como EFECTO INVERNADERO. Este fenómeno es natural del planeta y ha sido beneficioso para el desarrollo y mantenimiento de la vida.

Pero en los últimos dos siglos, el volumen de los gases de efecto invernadero ha aumentado exponencialmente en la atmósfera debido al uso de los combustibles fósiles y la deforestación. Esto provoca que la atmósfera retenga más energía radiante y no pueda salir al espacio exterior, lo cual va provocando un aumento gradual de la temperatura promedio del planeta, que es lo que llamamos CALENTAMIENTO GLOBAL.

Nadie pone en duda el aumento de la temperatura global, lo que todavía genera controversia es la fuente y razón de este aumento de la temperatura. Aun así, la mayor parte de la comunidad científica asegura que hay más de un 95% de certeza que el aumento se debe al aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero resultado de las actividades humanas

De manera tal que el calentamiento global es un fenómeno que está muy relacionado con efecto invernadero, aunque el efecto invernadero permite que el planeta se mantenga caliente pero no es la causa del calentamiento global.

Lo que se proyecta a partir de modelos de clima fueron resumidos en el Cuarto Reporte del IPCC (Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático) en el 2007. Indican que la temperatura global probablemente seguirá aumentando durante el siglo XXI, el aumento sería de entre 1.1 y 2.9ºC en el escenario de emisiones más bajo y entre 2.4 y 6.4ºC en el de mayores emisiones. (Ver imagen a continuación).

 

Escenarios de cambios de temperatura por el calentamiento global

Algunas de las consecuencias del aumento de la temperatura global del planeta que se verán y que ya se están viendo son:

  1. Aumento del nivel del mar.

El nivel mundial del mar ha aumentado 17 centímetros en el siglo XX. El aumento del nivel del mar en la última década es casi el doble del siglo pasado.

  1. Aumento de la temperatura global

Las tres reconstrucciones más importantes de la temperatura global terrestre muestran que la Tierra se ha calentado desde 1880. La mayor parte de este calentamiento ha sucedido desde 1970, con los 20 años más calurosos desde 1981 y los diez más calientes en los 12 últimos años. Aunque los años del 2000 han sido afectados por un declive en la emisión de calor solar, con su mínimo entre 2007 y 2009, las temperaturas de la Tierra continúan su aumento.

  1. Los océanos se calientan

Han absorbido la mayor parte del aumento de calor, los 700 metros superiores de los océanos muestran un aumento de 0.302 grados Fahrenheit desde 1969.

  1. Las placas de hielo disminuyen

Las placas de Groenlandia y la Antártida han disminuido en masa.

  1. Hielos del Ártico disminuyen

La extensión y grosor del hielo ártico ha disminuido rápidamente en las últimas décadas.

  1. Retroceso de glaciares

Los glaciares en todo el mundo están retrocediendo, incluyendo los Alpes, Himalaya, Andes, Alaska, África y otros lugares.

  1. Eventos meteorológicos extremos

La cantidad de eventos de temperaturas extremas de calor en los EE.UU. han aumentado, mientras que los eventos de extremo frío han disminuido desde 1950.

  1. Acidificación de los Océanos

Desde el inicio de la Revolución Industrial la acidez de las aguas superficiales de los océanos ha aumentado en un 30%. Es el resultado de la absorción del CO2 atmosférico que ha aumentado por las emisiones humanas.

El calentamiento global y sus efectos provocarán o están provocando ya, lo que se conoce como el CAMBIO CLIMATICO, que es una alteración en los patrones climáticos y ecosistemas a nivel global y regional, que pueden mermar varias especies, iniciar la expansión y surgimiento de enfermedades tropicales, inundaciones en zonas urbanas, huracanes más intensos, aumentos de sequias y extinción de especies animales y vegetales.

Para mitigar estos efectos, en el año 1997, se inició la lucha contra el cambio climático, los países industrializados se reunieron para establecer el Protocolo de Kioto sobre el cambio climático, un acuerdo que requeriría que las naciones del mundo trabajaran juntas para atacar las causas del cambio climático. El tratado se ratificó (se hizo oficial o ley) el 16 de febrero del 2005 y establecía una reducción de las emisiones de dióxido de carbono, principal gas de efecto invernadero, a niveles de 5% por debajo de los de 1990. Luego, en la Conferencia del Cambio Climático de las Naciones Unidas en el 2012, en Doha, Qatar, se alcanzó un acuerdo con casi 200 naciones en la que se extendió el Protocolo de Kioto hasta el 2020.

Ahora, el problema no es solo de los países industrializados o en vías de desarrollo, sino de una sociedad de consumo y de confort, donde todos vivimos para consumir, comprar y tener cada vez más cosas, sin importarnos si es necesario o no tenerlas. Nuestra ¨felicidad¨ depende de lo que compramos, un apartamento de lujo, una Jeepeta del año, el mejor restaurant, etcétera. Para trasladarnos, todo tiene que ser en un vehículo, cuando muchas veces nos podemos trasladar a pies. La sociedad tiene una epidemia de obesidad y es por el patrón de consumo excesivo de alimentos que necesitan combustibles fósiles para poner en movimiento toda la cadena productiva.

La forma en la que , de manera básica, puedes ayudar y poner de tu parte para mitigar los efectos de cambio climático son: disminuir tu desperdicio, los excesos y optimizando el uso de recursos, entre ellos la gasolina y la electricidad. Disminuir el uso y abuso del automóvil. Exigir a sus autoridades mejoras en vías para bicicletas, peatones y el transporte público, un país realmente desarrollado ofrece esas opciones. Si compran un auto que sea eficiente y emita pocos gases invernadero. Utilicen combustibles renovables. Consideren la compra de autos eléctricos o híbridos.

Lo que puedes hacer en la casa

  1. Cambia tus focos (ampolletas, bulbos) de incandescentes a ahorradores de inmediato. Siempre apagar las luces cuando no las utilizas.
  2. Comprar productos de enfriamiento, calentamiento, electrónicos y eléctricos que utilicen la energía de manera eficiente.
  3. Usar el aire acondicionado, lo menos posible, abrir ventanas y usar ventiladores, ayuda a gastar menos electricidad.
  4. Las tres R’s: reducir, reutilizar, reciclar.
  5. Reducir el uso del plástico, cuando vas de compras lleva una bolsa reutilizable (de tela o similar) y no recibas bolsas plásticas.
  6. Uso eficiente del agua en el hogar. Duchas cortas, uso esporádico de la tina, métodos eficientes de lavado de platos, apaga el agua mientras te lavas los dientes y afeitas.
  7. Seca tu ropa colgándola al sol y no en secadoras de ropa que usan una enorme cantidad de electricidad y además desgastan la ropa.
  8. Come menos carne, aparte de generar mucho CO2 y Metano, la industria de la carnees extremadamente contaminante y destructiva para el medio ambiente.

 

Bibliografía consultada: