Ser Mujer Me Hace Fuerte

Por Elizabeth Guzmán, 6to de Secundaria

La violencia contra la mujer es uno de los impedimentos más significativos que enfrenta la sociedad actual y que, por su naturaleza social, es una de las situaciones más complejas al momento de buscar una solución.

En el mundo, 1 de cada 3 mujeres ha sufrido en algún momento violencia física o sexual por parte de su pareja, 120 millones de niñas han sufrido de relaciones sexuales forzadas, 700 millones se han visto envueltas en el matrimonio a temprana edad y representamos el 98% de las víctimas de trata.

Las Naciones Unidas define la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la privación arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la privada”

La violencia contra la mujer no es sólo física, pues la misma se manifiesta, también, en el aspecto psicológico y económico. Según datos de ONU Mujeres, en el ambiente laboral la mujer gana de un 10 a un 30% menos que el hombre por el mismo trabajo, resultando en el aumento de la pobreza y la explotación. El empoderamiento económico de las mujeres es un factor clave para alcanzar el número cinco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible planteados por las Naciones Unida; la igualdad de género. Sin embargo, conseguir igualdad de género significaría un reto desde cualquier perspectiva, pues tendríamos que enfatizar en la inclusión educativa de la mujer dentro de una educación de calidad, utilizar un modelo económico y político innovador aceptando a la mujer como fuente de crecimiento y prosperidad para que ambos sexos, en conjunto, velen por un trabajo decente y un auge económico y, para mí el más importante,  acabar con la costumbre de utilizar el término “mujer” para hacer referencia a debilidad o incompetencia pues, una vez sea erradicada esta mentalidad, habremos logrado nuestro objetivo.

El 25 de noviembre celebramos el día de la no violencia contra la mujer para revelarnos en contra de la discriminación a la que somos expuestas y he decidido utilizar la frase “ser mujer me hace fuerte” en voz de resistencia al miedo que tiene la sociedad de abrirle las puertas a la mujer sea motivo para quedarnos calladas ante las injusticias que se presentan en nuestro camino, a la violencia física, a la social, la económica, política, religiosa, cultural, y cualquier aspecto en el que se nos trate con menosprecio.

 

QUE NO SUFRA NI UNA MÁS, JUNTAS PODEMOS PORQUE SOMOS MUJERES!